Ebola en Liberia

La enfermedad que produce es una fiebre hemorrágica viral, una enfermedad infecciosa muy grave que afecta a los seres humanos.

El virus del Ébola es un virus hemorrágico que se detectó por primera vez en 1976 Zaire (actual República Democrática del Congo). Hasta el momento, la epidemia más grave se produjo entre 2014 y 2016 en Sierra Leona, Guinea Conakry y Liberia donde murieron más de 11.000 personas.

Los síntomas a menudo comienzan con fiebre, dolor de cabeza severo, dolor muscular, abdominal, diarrea y vómito. Los síntomas tardíos incluyen sangrado, insuficiencia de órganos y muchas veces, la muerte en esta epidemia, la tasa de letalidad se sitúo en torno un 50%.

Implicación Fundación Probitas

Para la ejecución del proyecto, el papel de la Fundación Probitas ha facilitado la coordinación con entidades locales e internacionales involucradas en la epidemia (ministerio, ONG's, asociaciones de supervivientes, etc.)

Paralelamente, el programa proporciona actividades de apoyo integral a las comunidades más afectadas por la epidemia, especialmente a los supervivientes y a las famílias.

Probitas, realiza toda la cobertura médica, apoya a los superviviente y a sus comunidades. Para ello se proporciona una ayuda tanto a los donantes de plasma como a las familias de la comunidad en la que habitan.

El objetivo final, es conseguir que  el estigma que ahora  padecen los supervivientes se transforme en inclusión y admiración en sus aldeas.

Gracias a su plasma, los supervivientes permitirán detener  la próxima epidemia.

Agrupaciones de supervivientes

Entrevista Naomi Werepu

"Vendo comida congelada; Patas de pollo, patas de cerdo, pollo y pescado. Eso fue lo que hice antes de contraer el virus del Ébola y eso es lo que hago ahora actualmente.

Tuve suerte, no me trataron mal ni me estigmatizaron como la mayoría de los sobrevivientes. Mis familiares me abrazaron cuando regresé de la Unidad de Tratamiento del Ébola (ETE) y eso realmente me ayudó a regresar a mi comunidad. Hacen cosas en común conmigo, como bañarse y comer juntos.

Perdí a muchos otros miembros de la familia y la aceptación de los miembros de mi familia restante me ha apoyado enormemente. También es interesante que no padezco muchos de los síntomas posteriores al Ébola que sufren la mayoría de los sobrevivientes. No tengo dolor de cabeza extremo ni un problema en los ojos, así que estoy bendecido.

Se nos dice que cuando sobrevivimos al Ébola, no podemos contraerlo nuevamente. Y como la enfermedad puede volver a aparecer, estoy dispuesto a ayudar a otros a sobrevivir si eso sucediera. Tengo otros miembros de la familia que no tenían la enfermedad y no quiero que mueran si la enfermedad va hacia ellos. Es por eso que estoy donando mi plasma.

También se debe saber que cada vez que venimos aquí y donamos nuestro plasma obtenemos dinero y, a veces, también obtenemos sacos de arroz. Recibo dinero en cada visita al centro y recibo arroz en cada segunda visita. Y gracias a todo esto me está ayudando a resolver algunos problemas".

... Leer más