La Guerra Civil Siria: el conflicto con más desplazados de la historia reciente

La Guerra Civil Siria: el conflicto con más desplazados de la historia reciente

La Guerra Civil Siria es ya el conflicto que más desplazados ha causado en la historia reciente. Cada mes, más de 100.000 personas cruzan la frontera para huir y alrededor de 6,5 millones de personas ya se han desplazado dentro del país. En la actualidad, más de 2,8 millones de refugiados están registrados o esperando registro en países limítrofes como Egipto, Iraq, Jordania, el Líbano o Turquía.

Además, un número cada vez más grande de sirios está buscando seguridad en países mucho más lejanos. Muchos están emprendiendo largos viajes, en algunos casos, para reunirse con familiares que viven en Europa.

Según datos facilitados por el Comité Español de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), actualmente hay 123.000 sirios en Europa y el 60% aproximadamente se concentra en dos países: Suecia y Alemania. En España los números son mucho más bajos: ACNUR recibió unas 250 solicitudes de asilo de personas de Siria en 2012, y en 2013 fueron 725. Muchos están llegando ahora por las fronteras de Ceuta y Melilla, incluyendo familias con niños pequeños, que han sufrido tres años de guerra y han recorrido miles de quilómetros buscando un lugar seguro en el que vivir.

De esta manera, la guerra de Siria se convierte en una de las mayores crisis humanitarias de la historia reciente, en gran parte, por ser el conflicto que ha provocado el mayor número de desplazados. Una infografía publicada en la web de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) es suficiente para percatarse de la magnitud del conflicto y del desplazamiento sirio en el mundo:

¿Es solidaria Europa con los refugiados sirios?

El informe Sirian Refugees in Europe, What Europe Can Do to Ensure Protection and Solidarity, publicado recientemente por el Alto Comisionario de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR), señala que hay una buena respuesta por parte de los países europeos respecto a los desplazados sirios, con muestras de solidaridad que van más allá de la obligación legal nacional, europea e internacional. Esto incluye la respuesta humanitaria de 17 países europeos, que ha ofrecido alrededor de 31.800 lugares de refugio entre 2013 y 2014.

Ahora bien, el informe también destapa algunas lagunas y prácticas, como las devoluciones en las fronteras, el acceso lento a procedimientos de asilo efectivo, las inadecuadas condiciones de acogida y el uso de la detención, entre otros.

En España, a la mayoría de personas de Siria que solicitan asilo se les concede protección internacional y tienen acceso a los centros de acogida para los refugiados, donde pueden permanecer 6 meses. También tienen derecho a atención sanitaria y educación para sus hijos. Se los documenta con una tarjeta de identidad que les permite residir y trabajar en España. Pese a ello, tal y como señala María Jesús Vega, portavoz de ACNUR en España, "podemos imaginar que, si es complicado para cualquier español encontrar trabajo, para un extranjero refugiado lo es mucho más porque no habla bien el idioma, no tiene recursos, ni familiares, amigos o conocidos en el país y a veces sufren discriminación por su raza o nacionalidad".

La función de ACNUR con los desplazados sirios

Hace más de tres años que ACNUR ofrece refugio, ayuda y asistencia a los refugiados de Siria en los países vecinos, pero las cifras de solicitantes de asilo sirios comenzaron a incrementarse en 2011, cuando comenzaron a llegar las víctimas del actual conflicto. También trabaja para que los menores sirios tengan el mayor acceso posible a la educación en los países donde se asientan.

La organización continúa intentando proteger, en especial, a los más vulnerables, ya que el 80% de desplazados son mujeres, niños y niñas. "Tanto los refugiados como los desplazados internos que permanecen dentro de Siria, viven violaciones constantes de los derechos humanos, fallecimientos de seres queridos, asedios, hambre y privaciones" afirma María Jesús Vega.

Pero no tiran la toalla: "Trabajamos para salvar vidas, para proporcionarles ayuda humanitaria y para ayudarles a comenzar de cero en entornos a veces hostiles; pero las limitaciones para cubrir hasta las necesidades básicas de estos refugiados son muy grandes, comenzando por la falta de financiación", asegura la portavoz de ACNUR.

Tanto organizaciones como ACNUR como el informe de la UNHCR instan a los países de toda Europa a que pongan en marcha una respuesta a largo plazo basada en sus responsabilidades conforme al derecho internacional y "que demuestren claramente su solidaridad con los países de la región".

ACNUR mantiene en marcha la campaña "Todos tenemos una herida abierta en Siria" donde todos aquellos que lo desean pueden ampliar información sobre esta emergencia y colaborar con los refugiados y desplazados sirios.

La Fundación Probitas colabora con ACNUR en proyectos como GLI-Ecuador, que mejora las capacidades diagnósticas del Centro de Salud de Puerto del Carmen, en la frontera con Colombia, y trabaja actualmente en la mejora de la atención integral de la población refugiada y local más vulnerable.

Fuente imagen 1: UNHCR / G.Beals

Fuente infografía: Sirian Refugees in Europe. What Europe Can Do to Ensure Protection  and Solidarity. UNHCR, 2014.