La crisis económica agrava la salud mental de los niños en riesgo de exclusión.

La crisis económica agrava la salud mental de los niños en riesgo de exclusión.

Los trastornos no solo han incrementado sino que se manifiestan cada vez a edades más tempranas

Probitas colabora con el "Consorci de Badalona Sud" a través de RAI-Cuida'm en la resolución del problema.

La crisis económica no solo está afectando el acceso de los niños más vulnerables a un nivel de vida adecuado. También su salud mental ha empeorado en los últimos años.

Así lo recoge un estudio publicado en junio de 2014 por la Universitat de Barcelona que contó con un trabajo de casi dos años y con muestras de más de 100 mil niños y 35 familias atendidas por parte de la Federació d'Entitats d'Atenció i d'Educació a la Infància i l'Adolescència (Fedaia) que agrupa a las entidades catalanas que trabajan con niños en situación de desamparo o riesgo de exclusión social. El estudio, titulado L'afectació de salut mental en la població infantil i adolescent en situació de risc a Catalunya, ha estado encabezado por la investigadora de la UB Violeta Quiroga.

Los resultados de estos profesionales indican problemáticas "muy preocupantes" que afectan al ciclo vital del desarrollo de los niños y adolescentes en situación de riesgo. Hablamos de patologías cada vez más prematuras; de un aumento de las categorías diagnósticas y de más niños y adolescentes con diagnósticos de trastorno de salud mental; de un inicio, cada vez en edades más jóvenes, de consumo de tóxicos; de un aumento de la relación entre consumo de tóxicos y el trastorno mental y de un incremento de la relación entre discapacidad intelectual y trastorno mental.

Núria Sabater es trabajadora social y técnica del "Consorci de Badalona Sud", un proyecto consolidado en estos territorios que pone sus actuaciones y recursos disponibles al servicio de menores, jóvenes y personas para ofrecer respuestas a las complejas necesidades y solicitudes sociales agravadas por la crisis. La técnica a través de su experiencia con colectivos de menores en riesgo constata la relación entre la crisis y la salud mental de los niños: "las carencias económicas han provocado un aumento de las tensiones familiares y la aparición de estrés y problemas emocionales en los más pequeños".  La técnica remarca que estos menores están sufriendo más enfermedades mentales que al no ser tratados, derivan muchas veces en episodios de violencia y maltrato.

Según Sabater, a edades tempranas se detecta entre los menores ausencia de estimulación, problemas de desarrollo y problemas de aprendizaje. A partir de los siete años hay un aumento de trastornos de TDAH, trastornos de conductas graves (negativista-desafiante), de ansiedad y depresión. A partir de los doce años hay un aumento de comorbilidad de trastornos y una falta de límites con las consecuencias de sus actos (falta de respeto hacia la autoridad y diferentes conductas inadecuadas).

El panorama se agrava por el hecho de que estos niños, adolescentes y jóvenes de familias más desfavorecidas tienen dificultades de acceso a tratamientos psicológicos y psiquiátricos porque tienen un coste elevado que no cubre la Sanidad Pública.  "Las familias no lo pueden asumir", dice la técnica. Al mismo tiempo, los recortes económicos por parte de las administraciones públicas provocan que un 70% de los menores en situación de riesgo no puedan ser perceptores de ayudas, según el Informe sobre la pobresa infantil a Catalunya, del Síndic de Greuges.

Este informe pone el alerta que los menores provenientes de unidades familiares desfavorecidas presentan cinco veces más de posibilidades de sufrir trastornos psicológicos que los de padres acomodados. Así, mientras el 11,1% de los primeros sufren algún tipo de disfunción psíquica o adicción, entre los segundos, este tipo de porcentaje se reduce a un 1,8%.

El compromiso de Probitas con la salud mental

En este sentido, la Fundació Probitas desarrolla des de 2013 el programa propio RAI-Cuida'm y colabora a través de este proyecto con el "Consorci Badalona Sud" financiando el tratamiento en el Hospital Sant Joan de Déu de aquellos niños que cumplen unos criterios determinados y que necesitan algún tipo de atención psiquiátrica o psicológica. La técnica manifiesta que en el contexto actual la colaboración público-privada para mitigar los efectos de la crisis sobre los niños más vulnerables es hoy por hoy "más necesaria que nunca".

Asimismo, Probitas ha colaborado en la formación AMBIT (Adolescent Mentalization Based Integrative Treatment) de dos profesionales del Centre de Día de la Fundació Vidal i Barraquer en Badalona. AMBIT, que se desarrolla en el centro Anne Freud de Londres, está diseñado para ayudar en el trabajo con jóvenes excluídos socialmente con problemas de salud mental y otras dificultades añadidas (famílias disfuncionales, consumo de tóxicos, fracaso escolar…). En concreto, el programa pone el acento en la necesidad de fortalecer las redes complejas que tratan este tipo de jóvenes y familias.

RAI-CUIDA'M nació a raíz de la detección, por parte de algunas escuelas infantiles y primaria beneficiarias del programa RAI-Ajudes a menjador, de menores con escasos recursos afectados de patologías y problemas médicos no cubiertos por el Departamento de Salud de la Generalitat. El programa proporciona asistencia médica a algunos menores sin recursos que sufren alguna patología o enfermedad que dificulta su calidad de vida.

El "Consorci" es un ejemplo de proyecto integral y en red para avanzar en la transversalidad de las políticas de infancia y en  la atención integral a las familias.  El objetivo es abordar con coherencia los diferentes ámbitos que provocan estas desestructuraciones. "El soporte de Probitas en esta línea es fundamental", concluye Sabater.

Fuente de la imagen: Ara.cat