La alimentación en la primera infancia: de 0 a 3 años

La alimentación en la primera infancia: de 0 a 3 años

Dos consejos: 1) Dar ejemplo y 2) Ofrecer alimentos saludables. Con estas palabras comienzan las sesiones de los talleres en hábitos saludables que realiza la dietista y nutricionista de la Fundación Probitas, Elisabet Solà.

Los talleres en hábitos saludables se sitúan dentro de la rama del programa RAI (Refuerzo de la Alimentación Infantil) en la vertiente RAI-Meriendas, en una de sus líneas de intervención como es la formación. Cada una de las sesiones tiene una duración de una hora y los temas principales que se abordan son los siguientes:
 
  • La importancia de los hábitos saludables
  • La alimentación en las diferentes etapas de los bebés
  • Los alimentos que se deben evitar
  • Diferentes técnicas culinarias
  • Ejemplos sobre recetas variadas

Una vez termina la sesión se deja un espacio para las posibles preguntas que los participantes quieran trasladar a la tallerista. El número total de talleres ya realizados hasta ahora (sesiones en las que asisten madres y padres con sus hijos de 0 a 3 años) han sido 9 (5 talleres llevados a cabo durante el 2017 y 4 este año).

Los talleres tienen lugar en los centros abiertos colaboradores de la Fundación Probitas como la Asociació Educativa Can Palet (Terrassa), el Esplai Eixida Camps Blancs (Sant Boi de Llobregat), la Asociació Compartir (Rubí) y Ceps proyectes socials (Mollet del Vallès), entre algunos. En este último han participado varias madres que van al centro desde hace más de 2 años. Para todas ellas era la primera vez que asistían a un taller sobre alimentación saludable para los más pequeños de la casa. Concretamente, la Hannane, una madre marroquí que lleva sus 4 hijos en el centro abierto, ha mostrado mucho interés en las diferentes técnicas culinarias que se han explicado durante el taller y ha mostrado bastante preocupación sobre cuál es la mejor manera de actuar cuando los niños no quieren comer. Ha preguntado a la tallerista si es necesario obligarlos a comerseselo todo o no es necesario. En respuesta, Solà ha remarcado que si el niño no come no es preocupante, que suele ocurrir cuando se introducen alimentos nuevos. Hay que darles un tiempo -variable en cada niño-porque su organismo y ellos mismos se acostumbren a los nuevos sabores que están introduciendo en su alimentación. La Hannane, además ha sido muy participativa durante todo el taller, ya que no sólo hacía preguntas sino que también ayudaba a traducir algunas palabras al resto del grupo que no dominaban tanto el idioma.

Todas las madres asistentes al taller han salido muy contentas de las técnicas y consejos proporcionados durante la sesión. Algunas incluso, como la misma Hannane, se han dado cuenta de que había ciertos alimentos que daba a sus hijos y que no eran del todo saludables para su edad. La valoración del taller es positiva y sobre todo muy enriquecedora por las familias que asisten, explica la Hannane.

Antes de finalizar la sesión, la tallerista ha repartido un folio a cada madre con posibles ideas de menús para que les sea más fácil combinar los alimentos en estos primeros meses de vida. Durante este rato todas las participantes -que al principio se han mostrado muy tímidas- han aprovechado para hacerle preguntas a la nutricionista sobre los aspectos tratados durante el taller.

Los centros abiertos
Los centros abiertos, son según describe FEDAIA -la Federación de Entidades de Atención a la Infancia y la adolescencia-, espacios de protección que ofrecen un servicio de atención a la infancia, en la adolescencia y sus familias. Además, realizan una labor educativa y preventiva desde la vertiente de la educación social especializada durante el tiempo de ocio de los niños y adolescentes. Con esta acción educativa y preventiva se interviene en los procesos personales de manera integral.