Publicador de contenidos

Probitas lamenta el fallecimiento del misionero García Viejo, con quien colaboraba desde 2010

Probitas lamenta el fallecimiento del misionero García Viejo, con quien colaboraba desde 2010

  • El misionero García Viejo, repatriado esta semana, era el Director Médico del hospital de Lunsar con el que colabora Probitas
  • El Hospital San Juan de Dios de Barcelona hace un llamamiento de emergencia para reducir la amenaza del virus

Había vivido más de la mitad de su vida en África. Era una hombre sencillo que disfrutaba del trabajo que hacía y del continente africano. Trabajador infatigable, fue todo un referente de entrega y compromiso para la población local. El misionero Manuel Garcia Viejo, murió el pasado jueves a los 69 años a consecuencia del contagio del virus Ébola, cuatro días después de ser repatriado a España por el Gobierno español para ser atendido en el Hospital La Paz-Carlos III de Madrid. El religioso era el Director Médico del Hospital Saint John of God de Mabesseneh donde la Fundación Probitas colabora desde 2010 mejorando las infraestructuras sanitarias y el equipamiento del hospital con el suministro de energía fotovoltaica i donde desde 2013 implementa un programa para reforzar el diagnóstico de las enfermedades más prevalentes.(GLI-Lunsar).

Precisamente, el misionero, pese a que operaba en el quirófano del hospital adaptándose a los precarios recursos de los que disponía, consideraba que el nuevo laboratorio lo ayudaría mucho a valorar a los pacientes antes de la cirugía y a hacer el seguimiento post quirúrgico. La Fundación Probitas lamenta su muerte y lanza un mensaje de apoyo a sus compañeros y familiares.

Hasta el pasado domingo, García Viejo había recibido cuidados sanitarios en una Unidad de Ébola del hospital de Freetown después de que el sábado se le diagnosticara el virus. Él mismo manifestó su voluntad de ser trasladado a España.

El proceso de repatriación se hizo efectivo el lunes coincidiendo con la finalización del toque de queda que las autoridades de Sierra Leona decretaron el pasado viernes para obligar a los seis millones de ciudadanos a permanecer en sus casas. Una medida que permitió identificar decenas de nuevos casos de Ébola. El brote, el más feroz de la historia, ya ha matado a más de 2.800 personas y ha afectado a más de 5.800, según los datos actualizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante esta situación, el Hospital San Juan de Dios de Barcelona, con el que colabora la Fundación Probitas a través del programa GLI Lunsar, ha hecho esta semana un llamamiento de urgencia pidiendo la implicación de todos los ciudadanos a través de la campaña 'Implícate' dirigida a recaudar fondos y poder combatir con más recursos el brote del Ébola. "Es grave y está fuera de control", se avisa en el blog del Programa de Hermanamiento de San Juan de Dios con Sierra Leona.

En este sentido, la Fundación Probitas está estudiando dar respuesta a este llamamiento de urgencia que ha realizado el programa de hermanamiento a través de la ONG Juan Ciudad mediante el envío de un contenedor a Liberia y Sierra Leona, el mes de octubre y noviembre respectivamente, con equipos de protección como mascarillas, guantes, gafas, sueros y equipos de inyección y medicación esencial, tanto para los pacientes infectados como para los que necesitan medicación urgente para otras enfermedades.

Al margen de Manuel García, en el hospital Saint John of God de Lunsar ya han perdido la vida a causa del Ébola ocho colaboradores, tres hombres y cinco mujeres, incluida una estudiante de último curso de enfermería. Todos ellos murieron por el contagio producido en el servicio de consultas externas, donde se atendía a los enfermos, y en las salas de hospitalización. El director gerente del hospital de Mabesseneh, Michael M. Koroma, informaba a través de un comunicado emitido en el mismo blog del Programa de Hermanamiento, que la propagación del virus provocó la necesidad de cerrar el hospital para ser desinfectado y que durante el periodo de cuarentena se detectó un total de 78 personas sospechosas de estar afectadas por el virus.

Según Koroma, el pasado 9 de septiembre el hospital reabría, por fases, el servicio de consulta externa y hospitalización con posibilidad de ingresar 20 pacientes. La infección de García Viejo ha obligado de nuevo a cerrar las puertas del hospital para efectuar una nueva evaluación sobre el estado de salud del personal sanitario que trabajaba al lado del misionero y, en estos momentos, el centro continúa cerrado.

Las autoridades sanitarias, empezando por la OMS, y las asociaciones que trabajan sobre el terreno no han dejado de advertir, a lo largo de estos seis meses de contagio, que el mundo se enfrenta a una "emergencia de salud pública de alcance internacional" y no han parado de pedir recursos para combatir el brote. Además, denuncian que la solución no es cancelar vuelos y cerrar fronteras que obstaculizan la entrada de personal, material de emergencia y aíslan aún más a los países afectados.

El director y profesor de Global Health en la London School of Hygiene & Tropical Medicine, Peter Piot, coincide con las reclamaciones que hacen las asociaciones desde el terreno. En su artículo 'Ébola's perfect storm' publicado el pasado 12 de septiembre en la revista 'Science', Piot asegura que "las necesidades inmediatas son enormes". Añade que se debe dar más apoyo a las actividades de control de enfermedades con más provisiones de equipos de protección y atención al paciente, y que se ha de abordar la salud, la nutrición y otras necesidades de la población que está en cuarentena.

El mismo científico asegura que la cancelación de vuelos internacionales en los países infectados es un obstáculo para el apoyo internacional y que existe una creciente preocupación por el envío de ayuda médica sin un plan de tratamiento para los trabajadores. Hasta el momento, 150 médicos y enfermeras han muerto de Ébola mientras que 240 profesionales sanitarios están infectados. "Este es un momento oportuno para acelerar la evaluación clínica de terapias experimentales, vacunas, y diagnóstico, respetando los estándares éticos y científicos de los ensayos", afirma Piot.

Hay que recordar que Sierra Leona, con más de 1.600 casos, es el segundo país de África Occidental donde se han registrado más enfermos de Ébola, de los cuales más de 560 han muerto. Este brote, el primero que se detecta en África Occidental, surgió el pasado mes de marzo en Guinea Conakry y se extendió posteriormente a Liberia, Sierra Leona y, en menos magnitud, a Nigeria y a Senegal, con la detección de us solo caso aislado.

Con el traslado del misionero Manuel García Viejo, ya son dos los religiosos con Ébola repatriados en España. El primero, Miguel Pajares, murió a mediados de agosto en el Hospital La Paz-Carlos III de Madrid, donde estaba ingresado después de contraer la infección en Liberia. García Viejo, murió este jueves 25 de setiembre, cuatro días después de ser trasladado en el Hospital Carlos III con un diagnóstico grave por afectación hepática y renal. No se le pudo administrar el suero experimental zmapp porque estaba agotado. Finalmente, otras alternativas experimentales a este tratamiento no pudieron serle administradas. Los profesionales del hospital Saint John og God de Mabesseneh donde García Viejo había trabajado durante 12 años han dado sus muestras de condolencia por la pérdida de su gran compañero de equipo.

Si quieres ampliar información lee estos artículo:

Nuestro hermano Manuel García Viejo ha fallecido esta tarde en Madrid

"El Ébola llega a Sierra Leona".

Foto credits: Programa d'agermanament Sant Joan de Deu amb Sierra Leona

link_newletter

 

Subscribe to our newsletter