Autosuficiencia energética en Sierra Leona, el caso de Mabesseneh

Autosuficiencia energética en Sierra Leona, el caso de Mabesseneh

Naciones Unidas ha establecido el periodo 2014-2024 como la Década de la Energía Sostenible para todos.

Este propósito podría ser una oportunidad para alcanzar el desarrollo energético que necesita África para salir de la precariedad que históricamente arrastra. No obstante, en la actualidad, más del 60% de la población africana todavía no tiene acceso a la energía eléctrica, la mayoría vive en las zonas rurales del continente.

Un ejemplo es Sierra Leona, un país rico en recursos y, a la vez, clasificado como territorio de bajos ingresos. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), menos del 7% de la población rural tiene acceso a la electricidad. La producción eléctrica está considerablemente por debajo de los niveles necesarios para conseguir el desarrollo socioeconómico del país a causa de su alto coste y escasa oferta.

Uno de los proyectos que ha impulsado Probitas guarda relación con la falta de recursos energéticos en Sierra Leona. Durante el periodo 2010-2011, Probitas financió la electrificación fotovoltaica del Hospital Saint John of God en Mabesseneh, una población situada a unos dos kilómetros de la ciudad de Lunsar (Sierra Leona). La Fundación unió esfuerzos con la cooperativa de ingenieros Azimut 360 para llevar a cabo este proyecto fotovoltaico con la idea de suministrar energía eléctrica a este centro hospitalario de referencia,

El Hospital Saint John of God de Sierra Leona solo disponía de electricidad a través de unos generadores que funcionaban con gasoil durante dos franjas horarias (de 10 a 14 horas y de 20 a 3 horas), mientras que el resto del día, no tenía acceso a la corriente eléctrica. Con este sistema que se implantó, el Hospital pudo tener acceso a la electricidad las 24 horas del día: de 10 a 14 seguía conectado al grupo electrógeno, mientras que el resto del día, los profesionales trabajaban con luz solar.

Esta mejora representó un salto cualitativo para el Hospital: mejoras en la atención al paciente, equipos médicos conectados las 24 horas del día, garantía de tener suministro eléctrico para las neveras del laboratorio, del banco de sangre y de la farmacia; y una reducción de la tasa de mortalidad materno-infantil.

A nivel práctico, la actuación supuso:

  • 1.000 euros mensuales en ahorro de gas oil
  • Autosuficiencia energética las 24 horas del día
  • Ahorro estimado de 26,7 toneladas de CO2 que se dejan de emitir a la atmósfera

La Fundación Probitas desarrolla desde 2010 el proyecto Global Laboratory Initiative (GLI), un programa propio de cooperación dentro del ámbito de la salud internacional y que a través de un modelo sostenible busca reforzar hospitales, laboratorios clínicos… situados en zonas vulnerables.

Uno de los valores de GLI es la sostenibilidad. Por esto, cuenta con herramientas de acompañamiento para que el personal local pueda apropiarse del proyecto y gestionarlo de manera autosuficiente en todos los sentidos. En este marco de valores que impulsa GLI, en 2013, y después de esta primera actuación en el Hospital de Mabesseneh, Probitas decidió impulsar el proyecto GLI en el Saint John of God y rehabilitar el laboratorio siempre pensando en criterios de sostenibilidad.

Por eso, ha diseñado junto a Azimuy360 la ampliación de las placas fotovoltaicas iniciada en 2010-2011 con la instalación de más módulos para evitar que el laboratorio funcione con gasoil. Con esta ampliación, se conseguirá facilitar el diagnóstico de enfermedades y, a la vez, disminuir todavía más el elevado gasto que se generaba con el gasoil. El proyecto también tiene previsto habilitar un nuevo depósito de agua que será bombeada mediante una placa solar.

La implantación de este sistema fotovoltaico es un proyecto local que contribuye a mejorar las condiciones sanitarias en países subdesarrollados o en vías de desarrollo.

La electrificación del Hospital Saint John of God de Sierra Leona demuestra como la tecnología actual de los sistemas fotovoltaicos permite resolver en gran medida las dificultades a la hora de proveer energéticamente importantes servicios comunitarios en zonas vulnerables con altos estándares de calidad.

África constituye uno de los principales frentes en la lucha contra la pobreza: sin energía no hay salud, ni educación, ni ingresos. Sin energía no hay desarrollo.

El proyecto iniciado en 2010-2011 es un ejemplo de programa de cooperación que, bajo un enfoque sostenible, otorga un modelo de autosuficiencia energética a un país "sin energía".

Te interesa conocer en detalle el proyecto ejecutado por Azimut 360 en 2010-2011?

Descarga el Proyecto de Saint John of God