Día Mundial de la Obesidad: La Fundación Probitas contribuye a la lucha contra la enfermedad colaborando con iniciativas destinadas a mejorar el estilo de vida de los más jóvenes

Día Mundial de la Obesidad: La Fundación Probitas contribuye a la lucha contra la enfermedad colaborando con iniciativas destinadas a mejorar el estilo de vida de los más jóvenes

El 4 de marzo se celebra el día mundial de la obesidad, una jornada para concienciar a la sociedad de la importancia de tomar medidas destinadas a frenar el incremento de las tasas de sobrepeso y obesidad y la falta de hábitos saludables a nivel mundial.

La obesidad, conocida como la acumulación excesiva o anormal de grasa en el cuerpo, es una enfermedad que preocupa cada vez más a las autoridades sanitarias en la actualidad, ya que a la larga, puede generar graves problemas: enfermedades cardiovasculares, retraso del crecimiento en los más jóvenes, afecciones respiratorias como el síndrome de la apnea del sueño, lesiones degenerativas en las articulaciones e incluso diabetes.

De hecho, ha sido considerada por la OMS como una epidemia global y como uno de los factores de riesgo más alarmantes para la salud humana en las próximas generaciones. Según datos de la organización, en 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 eran obesos. Si se mantiene la tendencia actual, solo en Europa la cifra superará los 27 millones de personas en 2030.

En 2004, la Asamblea Mundial de la Salud adoptó la "Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud", enfocada a promover la dieta sana y la actividad física regular en la población. Con esta estrategia, la OMS insta a todas las partes interesadas a adoptar medidas encaminadas a mejorar los hábitos de alimentación y ejercicio físico para que, de esta forma, se contribuya a la mejora de la salud mundial.

Fundación Probitas contribuye a la lucha contra la obesidad y la malnutrición promoviendo hábitos saludables a través del programa RAI (Refuerzo a la Alimentación Infantil). La obesidad constituye uno de los problemas de salud mundial con mayor prevalencia entre la población infanto-juvenil y es uno de los principales factores de riesgo para que los niños y jóvenes —   especialmente los que pertenecen a entornos en riesgo social— ¬desarrollen obesidad, problemas cardiovasculares o diabetes en la edad adulta. Por esta razón, es esencial prevenirla y educar a los menores en hábitos de alimentación y actividad física.

La fundación también ha colaborado con la Gasol Foundation para llevar a cabo el Estudio Pasos 2019, una investigación que evalúa el nivel de actividad física, el sedentarismo, los hábitos y la obesidad de los niños y adolescentes en España con el objetivo de ayudar a mejorar su salud y estilo de vida.

El estilo de vida sedentario que hoy predomina en la sociedad convierte a la obesidad en un auténtico reto, por lo que, siguiendo las pautas nutricionales adecuadas acompañadas de un mínimo de actividad física diaria se podrá prevenir y reducir su prevalencia.