Todos los indicadores sociales sobre la situación de la infancia en Catalunya y España dibujan un escenario marcado por la creciente vulnerabilidad infantil. Uno de los colectivos más afectados por la crisis económica de estos últimos años son los menores, tanto por la falta de acceso a bienes básicos (alimentación y educación), como por la vivencia de graves situaciones familiares. La pobreza y exclusión social entre la población infantil ha aumentado hasta el 32,9% en Cataluña en 2014, llegando a un total de 480.000 menores de edat1.


Los hábitos de las familias más vulnerables también se han visto modificados, priorizando el precio i el acceso de los alimentos por encima de la calidad nutricional. Una de las consecuencias es la elevada tasa de sobrepeso y obesidad infantil que presenta nuestro país. Según una encuesta de salud en Catalunya (ESCA) 2014, el 30'4% de la población infantil de 6 a 12 años tiene exceso de peso (el 18,7% presenta sobrepeso i el 11'7% padece obesidad). Este dato es muy relevante ya que la obesidad y el sobrepeso en la etapa infantil suponen un riesgo elevado de presentar un exceso de peso en la edad adulta.

Conscientes de esta situación, en el año 2012 la Fundación Probitas pone en marcha el Programa de Refuerzo de la Alimentación Infantil (RAI) con el objetivo de promover el desarrollo saludable de los niños y jóvenes más vulnerables en el ambiente físico, psíquico y emocional. Con este objetivo, el programa ofrece un soporte integral con recursos nutricionales, socioeducativos, psicosociales y de atención a la salud de los menores en exclusión social. El programa RAI nace con la voluntad de ofrecer a los niños y adolescentes más vulnerables un crecimiento saludable, interviniendo con una visión global del bienestar y la salud y la lucha contra las carencias que acompañan a las situaciones de pobreza y exclusión social. Se trata de un programa con voluntad de ser complementario a las actuaciones ya desarrolladas por la administración pública, haciéndolo con criterios de proximidad y flexibilidad, y al mismo tiempo trabajar en red con diferentes agentes socioeducativos.

Para hacerlo posible el programa se desarrolla en 4 componentes: 


RAI-Ayudas al comedor

Garantizar una comida nutritiva al día a los menores más vulnerables.

Saber más



RAI-Programa de verano

Facilitar a los menores en riesgo herramientas socioeducativas y un plato nutritivo diario en un espacio protegido.

Saber más


RAI-Hábitos saludables

Promover una alimentación saludable mediante actividades con los menores desfavorecidos y la formación específica de los monitores.

Saber más


RAI-Cuida'm

Asistencia médica a menores sin recursos con patologías no cubiertas por la sanidad pública y que dificultan su desarrollo.

Saber más


Desde 2012 el programa se ha extendido, tanto en ámbitos de intervención como en los territorios y público destinatario. Actualmente el programa RAI está presente en Cataluña, Madrid y Murcia, llegando a 29 municipios y más de 10.000 beneficiarios en 2015.

El objetivo principal es dar soporte a niños y niñas más vulnerables allí donde se encuentren, con un propósito de transformación social a través de la transferencia de recursos, experiencia y conocimientos.

1 Según   la tasa AROPE de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE).