Publicador de contenidos

La Fundación Probitas financia proyectos de prevención, diagnóstico y atención integral del VIH en Perú y zonas de centro América

La Fundación Probitas financia proyectos de prevención, diagnóstico y atención integral del VIH en Perú y zonas de centro América

  • El aumento de la resistencia antirretroviral a determinados fármacos contra el VIH puede suponer un freno en la lucha contra el SIDA
La resistencia a determinados fármacos contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) -causante del SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) - ha aumentado según destaca el último informe sobre el tema publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el Julio de 2017.

En el Informe sobre la resistencia a los medicamentos contra el VIH 2017 se alerta de que en 6 de los 11 países encuestados de África, Asia y América Latina, más del 10% de los pacientes que empezaron un tratamiento antirretroviral tenían una cepa resistente a alguno de los fármacos que se utilizan para combatir el VIH. Los países que más preocupan a la OMS son Argentina, Nicaragua, Guatemala, Namibia, Uganda y Zimbabue. Este incremento de resistencia a los fármacos, según la OMS, podría suponer la muerte de 135.000 personas y provocó 105.000 nuevas infecciones. El aumento se atribuye a que los infectados no responden adecuadamente a los antirretrovirales -fármacos que pueden controlar la replicación del virus y conseguir que la infección no derive en SIDA- y, por tanto, los virus resistentes se siguen transmiten a otras personas.

Desde la organización mundial recomiendan una revisión urgente y cuidadosa de los programas de tratamiento del virus que se aplican contra la enfermedad, ya que este descubrimiento podría suponer un freno en la consecución de uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de poner fin al SIDA para el 2030.

Según datos de la OMS a finales de 2015 había 36,7 millones de personas afectadas por el virus en todo el mundo y sólo 18,2 millones recibían el tratamiento antirretroviral a mediados de 2016. Además, cada año se notifican más de dos millones de nuevas infecciones –lo que equivaldría a producirse una infección cada 15 segundos- y se calcula que el 25% de las personas infectadas no lo saben. La OMS alerta que actualmente sólo el 60% de las personas con VIH conocen su estado serológico.

La Organización Mundial de la Salud pone de manifiesto la importancia de los tratamientos antirretrovirales (TAR) estándares, los cuales consisten en combinar al menos tres antirretrovirales (ARV) para suprimir al máximo el VIH y frenar la progresión de la enfermedad. El organismo apunta que se han observado enormes reducciones de las tasas de mortalidad y del sufrimiento en respuesta a un régimen de antirretrovirales de gran actividad, sobre todo, en las primeras fases de la enfermedad. Por otro lado, la OMS señala que la ampliación del acceso al TAR también puede reducir la transmisión del VIH a escala poblacional y hacer disminuir el número de huérfanos preservando así las familias.

Actualmente, sólo hay tres posibles maneras de transmitir el VIH. Por un lado, vía sexual (mantener relaciones sexuales sin protección). Por otro, vía sanguínea (transfusión de sangre contaminada o compartir objetos cortantes, punzantes (agujas, jeringas) contaminados). Y en tercer lugar, vía materna-infantil (durante el embarazo, el parto o la lactancia). A pesar de los esfuerzos comunitarios y de escala mundial que se llevan a cabo para combatir la enfermedad, aun no se ha encontrado ninguna cura o vacuna para erradicar el SIDA.

En este contexto, la Fundación Probitas también se muestra sensible ante la preocupante situación que protagoniza el virus del VIH. Así pues, siguiendo con la filosofía que persigue de transferir experiencia, conocimiento y recursos en el ámbito de la salud en las zonas más vulnerables del mundo, tiene activos tres proyectos enfocados a mejorar la detección y el tratamiento para combatir el virus causante del SIDA.

GLI-Perú
Uno de ellos, se trata del programa GLI-Perú que en colaboración con UNICEF y el Ministerio de Salud ha creado el primer modelo de atención integral de VIH/SIDA, Hepatitis B e infecciones de transmisión sexual (ITS), para adaptar el protocolo nacional al contexto en el que vive la población indígena, en el cual carecen recursos para realizar un diagnóstico adecuado de las principales enfermedades de la zona. El proyecto, que se inició en 2014, ya está en la última fase de ejecución en la que se realiza un análisis de la eficacia, de la eficiencia y del impacto que ha tenido. 

Las cifras finales del proyecto estiman que en Perú hay 72.000 personas que viven con el VIH, el 64% de ellas tienen el diagnóstico, el 55% ha logrado la retención en el programa, el 46% de las personas que viven con el virus han recibido el tratamiento antirretroviral de gran actividad y el 37% han conseguido la supresión viral.

Finalmente, los resultados del proyecto, que ha consistido en remodelar las infraestructuras, equipar los laboratorios, formar al personal local y trabajar con la comunidad, se centran en conseguir una mejora de la capacidad resolutiva de los servicios de la salud, incluyendo la capacidad de laboratorio de las Redes de Salud de Condocanqui, Datem del Marañón por el diagnóstico y el tratamiento oportuno de las enfermedades transmisibles como VIH/SIDA, las que afectan a niños y niñas, adolescentes, madres gestantes y a la población en general de las comunidades indígenas del Amazonas. La ejecución del proyecto ha permitido mejorar las capacidades entre el personal de la salud que durante el 2016 ha facilitado el registro de 134 nuevos casos de infectados por el VIH en la red de Condorcanqui.

Proyecto de cooperación en centro América
Probitas desde el año 2015 impulsa un proyecto de Mejora del diagnóstico de la Tubercolusis en pacientes con el VIH a Centro América, concretamente, en Guatemala, que consiste en implementar un Point-of-care (POC) donde se realiza el test para el diagnóstico de la tuberculosis (TB) en pacientes con VIH. Se pretende que los resultados de esta iniciativa sirvan para guiar posteriores estudios de validación del test con la potencialidad de mejorar el diagnóstico de la tuberculosis en pacientes que tienen coinfección amb el VIH.

Gracias a este proyecto, que ejecuta la Ohio University en colaboración con el Ministry of Health y la Fundación IDEI, se ha podido detectar que la población co-infectada del VIH-TB presenta un retraso importante en el diagnóstico y una alta morbimortalidad debido a la dificultad y el coste de su diagnóstico y tratamiento. Muchos de los pacientes VIH-TB no tienen acceso a un tratamiento y seguimiento correctos y sufren las carencias en las infraestructuras y equipamiento de los sistemas hospitalarios públicos. Todo ello, se une al estigma y discriminación asociada a ambas enfermedades que exacerba las negativas consecuencias sociales y económicas de las personas que las padecen.

Precisamente este es uno de los motivos que ha llevado a las entidades vinculadas al proyecto a fijarse como uno de los objetivos principales del estudio a disminuir el tiempo de diagnóstico de tuberculosis en pacientes de VIH y mejorar así el control de seguimiento de los pacientes para mejorar el pronóstico y reducir la transmisibilidad. Los beneficiarios indirectos del programa son aproximadamente 620.000 personas infectadas con el VIH y que viven en zonas de América Central.

Proyecto de cooperación en poblaciones vulnerables del Departamento de Escuintla, Guatemala
El tercer proyecto que la Fundación Probitas apoya es el de la prevención, el diagnóstico y la atención integral de las infecciones de transmisión sexual (ITS), VIH e infecciones oportunistas en poblaciones vulnerables de Escuintla, en Guatemala. El principal objetivo de la iniciativa es mejorar la atención y coordinación de los diferentes servicios del Hospital involucrados. Los resultados que se esperan son disponer de un espacio adecuado para el diagnóstico de ITS, VIH y otras infecciones, así como también, obtener un sistema mejorado para el registro de datos.

En un contexto protagonizado por 87.252 personas afectadas por el VIH -lo que supone un 0,08% de la población adulta- se estima que se producen 8.908 nuevas infecciones anualmente. Las principales actividades del proyecto se centran en mejorar la atención y la coordinación de los diferentes servicios del Hospital Nacional de Escuintla a través de la capacitación de los proveedores de salud de la Unidad de Atención Integral (UAI), la clínica Barcelona y la Fundación SIDA y Sociedad (FSIS) en comunicación y coordinación integrada, entre otras acciones. Los beneficiarios directos del proyecto son 1.210 personas que viven con el virus del SIDA.

Con la realización de estos proyectos la Fundación Probitas acerca sus valores y su forma de hacer a territorios que tienen dificultad para proporcionar acceso y recursos socio sanitarios a sus comunidades contribuyendo así a la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones más pobres de la zona.

 

link_newletter

 

Subscribe to our newsletter