Introducción

Global Laboratory Initiative (GLI) es un programa propio creado en 2010 por la fundación con el objetivo de reforzar las capacidades de laboratorios de diagnóstico clínico en las regiones más vulnerables del mundo.

Se trata de un modelo sostenible que trabaja para que enfermedades que son un problema de salud pública mundial, como la tuberculosis, el VIH/SIDA, la malaria y las enfermedades crónicas, entre otras, puedan ser diagnosticadas y tratadas correctamente con los medios y las técnicas que se aplicarían en países desarrollados. Trabajamos coordinando, guiando y formando a los técnicos autóctonos para que puedan ser autosuficientes.

La cuestión es poner freno a la morbimortalidad y a la situación de pobreza reforzando las debilidades de los servicios de salud, y en especial, las del laboratorio de diagnóstico clínico.

Probitas, a la vez que rehabilita los laboratorios y dota de equipos necesarios para los diagnósticos, intenta cubrir las necesidades más básicas de la población tratando de reducir la prevalencia de enfermedades.


¿Por qué un laboratorio de diagnóstico?

Los laboratorios de diagnóstico escasas veces resultan una prioridad en regiones con pocos recursos, principalmente, debido al elevado coste en equipos e infraestructuras que conllevan. Sin embargo, el impacto de la falta de un servicio de diagnóstico clínico es muy elevado, pues agrava la secuencia de factores que conducen a la enfermedad y que contribuyen, a su vez, a retroalimentar y perpetuar la situación de pobreza.

El modelo GLI intenta romper este círculo de "pobreza-enfermedad" dotando a la población de herramientas básicas para poder diagnosticar las enfermedades más prevalentes en su zona. Así se consigue:

  • Realizar un diagnóstico, tratamiento y seguimiento correcto de las enfermedades.
  • Mejorar el pronóstico de las enfermedades prevalentes y disminuir las secuelas entre la población.
  • Disminuir la transmisión de algunas enfermedades y la prevención de nuevos casos .
  • Tomar decisiones correctas para el control de epidemias.
  • Usar racionalmente los recursos.
  • Disminuir el número de enfermedades tratadas de forma errónea o tardíamente para evitar resistencias y secuelas entre la población.

La ausencia de un servicio de diagnóstico dificulta el control de epidemias, empeora el pronóstico y disminuye la eficacia de los tratamientos. Todo ello conduce al mal uso de antibióticos y otros medicamentos, al aumento de resistencias y al incremento de los costes. Por último, un diagnóstico inadecuado o insuficiente puede crear secuelas e incapacidad a largo plazo.  


Desarrollo del modelo GLI

En 2010, la fundación Probitas inició su primer proyecto GLI en Telephone sans fils (TSF), un barrio altamente vulnerable de la capital de Mali, Bamako.. Este proyecto está actualmente vigente, todavía consolidado en su cuarta fase, promocionando otros programas transversales de salud e iniciando un proceso de autosuficiencia y autorregulación. El año 2016 es el último año de actuación.

Viendo la respuesta del proyecto piloto la Fundación decidió incrementar el número de programas GLI a diferentes países de África y América del Sur. Hoy en día, contamos con siete proyectos en: Mali (GLI-Bamako), Ghana (GLI-Kumasi), Perú (GLI-Perú), Lago Agrio (GLI-Ecuador), Sierra Leona (GLI-Lunsar), Tanzania (GLI-Kigoma) y Bolivia (GLI-Cochabamba) y se pretende ampliar este número en los próximos años.

Los potenciales socios de GLI son autoridades locales como los Ministerios de Salud, ONG Internacionales, otras organizaciones no lucrativas, misiones, hospitales de distrito, centros de salud rural, organizaciones comunitarias y otras instituciones sanitarias; institutos de Salud Pública, institutos de Investigación Biomédica y organizaciones académicas.
  


Principios y valores del GLI

La experiencia de la Fundación Probitas constata, una vez más, que para que un proyecto de cooperación funcione es necesaria la implicación de la población local en todo el proceso. Los principios que hacen sostenible esta iniciativa son:

Inclusividad

Actúa en alianza y coordinación con las estructuras sanitarias existentes en una determinada región vulnerable, sean públicas o privadas sin ánimo de lucro, para elaborar un plan estratégico integral que haga posible el acceso equitativo a la asistencia sanitaria de la población.

Optimización de recursos

La actuación conjunta con las estructuras sanitarias existentes permite maximizar los recursos técnicos y económicos disponibles y reforzar todo el sistema sanitario, lo que aporta más beneficios a la comunidad. 

Efectividad

Global Laboratory Inicative se aleja del modelo vertical focalizado solo en una enfermedad determinada. Apuesta por un enfoque integral y transversal del servicio de diagnóstico para ser efectivo en la lucha de varias enfermedades, más prevalentes, aunque prevalece el enfoque especial a una enfermedad más endémica según la zona donde se actúa.

Desarrollo de capacidades

La base del modelo es habilitar infraestructuras, capacitar y formar al personal local a través de la experiencia y conocimientos de los técnicos del Probitas y empleados de Grifols, así como de colaboradores externos expertos en diversas disciplinas.

Sostenibilidad

El GLI cuenta con las herramientas de acompañamiento necesarias para que el personal local pueda apropiarse del proyecto y gestionar el servicio de forma autosuficiente a todos los niveles.

Acción integral

Dado que la interacción "pobreza-enfermedad" se da en un contexto multifactorial complejo, GLI cuenta con mecanismos para desarrollar también aspectos sociales, ambientales y participativos que influyen e impactan en la calidad de vida de las poblaciones. El modelo abre la puerta a otras entidades, tanto públicas como privadas sin ánimo de lucro, para actuar de manera conjunta en aspectos como el acceso al agua potable, el saneamiento y la mejora de las condiciones higiénico sanitarias de la comunidad.