Ayuda para medicinas, equipamiento sanitario de cuidados paliativos en Camerún y funcionamiento / formación. Paliativos sin fronteras, Camerún

Los cuidados paliativos son una necesidad urgente en Camerún pero no están todavía desarrollados ni existe sensibilidad hacia ello.
El objetivo principal del proyecto es progresar hacia una muerte digna de la persona, sin dolor ni sufrimiento, pues estos enfermos muchas veces mueren gritando de dolor sus chozas de barro, tirados en un camastro rodeados de miles de moscas. Recuperar su dignidad como personas en el momento de la muerte requiere, entre otras cosas, un conocimiento específico de los cuidados paliativos del dolor. Para ello se plantea la formación del personal local y la creación de un ala específica de paliativos.


RESUMEN NARRATIVO

Paliativos sin Fronteras (PSF) trabaja en colaboración con dos centros sanitarios en los que hay alrededor de 110 pacientes al año que sufren de cáncer terminal, sida terminal e insuficiencias cardiacas y renales avanzadas, éstas últimas resistentes al tratamiento. Hay que tener en cuenta que en Camerún solo existe un aparato de diálisis y es de pago con lo cual prácticamente nadie tiene verdadero acceso a éste tratamiento.
Las casas no reúnen condiciones para atender a estos enfermos pues no tienen agua corriente ni potable, no existen servicios en las casas, solo letrinas en el exterior.

Desde abril 2012 PSF trabaja en la puesta en marcha de una asistencia paliativa en dos centros de Camerún: El centro de Salud de Bikop con una asistencia a domicilio y en la hospitalización general y el Hospital San Martin de Porres con una unidad específica de Cuidados Paliativos desde abril 2014.

Para ello se ha realizado ya la formación del personal y se ha comenzado a tratar a los enfermos; pero, el enfermo de paliativos es un enfermo crónico y que necesita tratamiento normalmente durante algunos meses. Sin embargo, la falta de recursos económicos de la población dificulta  el acceso a dicho tratamiento.

El objetivo principal de PSF es que la persona muera con dignidad y sin dolor ni sufrimiento. Para lograrlo, se ha creado la unidad de cuidados paliativos en Yaundé, con 10 camas.

Así mismo, a fin de realizar diagnósticos precisos de las enfermedades se hace necesario adquirir un ecógrafo portátil. Dada la escasa o nula capacidad de movilidad de los enfermos paliativos éste ecógrafo es la única herramienta de utilidad para realizar diagnósticos tanto en las casas como en el propio centro de salud, junto a su cama.

Así mismo se lleva años trabajando en la formación del personal sanitario. Para ello, en 2013 PSF editó una guía propia y en 2015  dos pequeños manuales en francés: "Como ayudar al enfermo terminal?" y "Trabajo en equipo. Su importancia en los cuidados paliativos". Además, a fin de abrirse a los cuidados paliativos pediátricos, se adquirirán 30 libros de medicina paliativa pediátrica que serán de gran ayuda para la formación del personal sanitario, asociaciones de enfermos.