Programa de Alimentación Escolar para estudiantes libaneses y sirios

La financiación proporcionada por Probitas beneficiará directamente a 550 niños sirios y libaneses que participan en el programa de alimentación escolar del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en el Líbano. Esta financiación asegurará comidas escolares que se proporcionarán a los estudiantes en una escuela de primaria pública durante todo el año académico (120 días de clases).


El programa de alimentación escolar para los estudiantes de la escuela primaria del Líbano y Siria, administrado por el PMA en colaboración con el Ministerio de Educación del Líbano (MEHE), se está llevando a cabo en 13 escuelas públicas que ofrecen un sistema de doble turno en las comunidades vulnerables en todo el Líbano. 
Los principales objetivos del programa son proporcionar comidas escolares a los niños durante el año académico con el fin de fomentar y mejorar las tasas de matrícula y retención para los niños y niñas en las escuelas primarias públicas en todo el país. Además, el programa tiene como objetivo reducir el hambre a corto plazo de los estudiantes y mejorar su ingesta nutricional. 
 
CONTEXTO 
En el Líbano, hay más de 1 millón de refugiados sirios registrados en el ACNUR, lo que representa la mayor población de refugiados per cápita del mundo ya que más del 25% de la población libanesa son refugiados. Los datos a partir de 2015 muestra que el 70% de los hogares de refugiados sirios vive por debajo del umbral nacional de pobreza (US $ 3.84 / persona / día). Sólo el 52% de los niños de 6 a 14 años van a la escuela y las tasas de retención son alarmantes: menos de la mitad de los niños que comienzan la escuela primaria completan su educación primaria. Entre los niños refugiados sólo el 2% asiste a la escuela secundaria.
 
PROYECTOS
El programa de alimentación escolar contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODM), concretamente SDG 2 (hambre cero) y SDG 4 - (educación de calidad).
El programa también está alineado con el Plan de Respuesta a la Crisis del Líbano (LCRP) y es compatible con la aplicación de la estrategia Llegar a Todos los Niños con Educación (RACE) puesto en marcha por el Ministerio libanés de Educación (MEHE), que se compromete a garantizar que los niños de familias libanesas vulnerables y refugiados sirios pueden tener acceso a la educación a través de un sistema de educación nacional fortalecido.
El programa de alimentación escolar actual provee a cada estudiante con: 1) un aperitivo horneado cuatro veces a la semana (de aperitivos dulces y salados rotativamente), 2) una fruta de temporada dos veces a la semana, 3) un paquete de leche UHT sin aromatizantes dos veces a la semana y 4) un paquete de zumo natural dos veces a la semana. Los aperitivos se adaptan para asegurar una ingesta de 400 calorías con menos de un 30% de materia grasa, con bajas cantidades de azúcares refinados y sal y cero grasas saturadas. Además, todos los productos son producidos y comprados localmente.