Publicador de contenidos

Refuerzo del sistema sanitario comunitario de poblaciones rurales del distrito de Turpo- Andahuaylas - Apurímac – Perú

El proyecto Refuerzo del sistema sanitario comunitario de poblaciones rurales del distrito de Turpo- Andahuaylas - Apurímac – Perú , tiene como objetivo la mejora de las condiciones sanitarias, alimenticias y los hábitos de vida de comunidades andinas. Se espera que familias de 8 comunidades concretas, mejoren su salud, gracias a la formación de promotores de salud que garanticen un sistema de prevención y educación socio sanitaria.


CONTEXTO
Aunque Perú presenta un IDH global de 0,506, según el informe del PNUD 2012, Turpo tiene un IDH de 0,216 (Níger, último país en la lista de 2015 tiene un global de 0,348),  ocupando el puesto 1577 de los 1834 distritos de Perú. El 85% de la población se encuentra en situación de pobreza y el 66% en situación de pobreza extrema. El nivel de higiene y salubridad es paupérrimo. Se cocina en el suelo con leña, sin ventilación ni iluminación. La familia duerme habitualmente con sus animales, utilizando el mismo ambiente como cocina, comedor o dormitorio. 
 
El distrito cuenta con cuatro establecimientos de salud, con un servicio limitado, carente de equipamiento, infraestructura, personal especialista o ambulancias.   
 
PROYECTO
Las actividades planificadas se dividen en tres bloques: 
 
- Campañas sanitarias de salud integral, desparasitación, análisis de hemoglobina y entrega de suplementos nutricionales de forma gratuita en las 8 comunidades.
 
-Talleres de capacitación para la población sobre género en atención a la salud, nutrición y dietas saludables. Charlas sobre lavado de manos y correcto cepillado y cuidado de dientes a niños, docentes y padres de familia.
 
- Formación de 10 promotores de salud para detectar enfermedades de identificación rápida. 
 
Como resultado de estas actividades se espera mejorar la salud y las condiciones alimenticias de las familias de 8 comunidades rurales del distrito de Turpo.
 
BENEFICIARIOS
Los beneficiarios son 520 familias (2600 personas) quechua hablantes, de 8 comunidades empobrecidas del distrito de Turpo ubicados entre los 3350 a 4200 metros de altitud, dedicados a la agricultura y pastoreo de animales domésticos.