Salud para los niños y las madres de Patepluma: atención en salud materno-infantil en aldeas rurales de Santa Bárbara, Honduras

La Fundación Comparte juntamente con la entidad local Centro Cultural Hibueras de Santa Bárbara Honduras ponen en marcha un proyecto con la finalidad de garantizar el acceso a la asistencia sanitara, especialmente la atención materno- infantil, para mejorar la calidad de vida de la población en las aldeas de San Manuel, San Isidro del Pacayal y Arada, en Santa Bárbara, Honduras.


CONTEXTO
En Honduras existe una ausencia casi total de la atención médica en las zonas rurales y los recursos destinados al sistema público (hospitales, médicos y medicamentos) son limitados. Por este motivo, se ha decretado la creación de centros comunitarios de Atención Primaria de Salud (APS) que son centros de gestión comunitaria como alternativa ante la ausencia del servicio de salud.

Es necesario incrementar el número de centros de salud en zonas rurales como San Manuel, invertir en la puesta en marcha de un laboratorio clínico que mejore el diagnóstico de los pacientes y de dotar una red de asistencia farmacéutica que asegure la disponibilidad de tratamiento adecuado y a precios reducidos.

PROYECTO
Con el objetivo de dotar de la infraestructura sanitaria básica para la atención materno-infantil y el diagnóstico clínico en tres aldeas rural de Santa Bárbara, las acciones del proyecto se enfocan en construir infraestructuras sanitarias y garantizar el equipamiento del centro de atención primaria a la salud en la aldea de San Manuel.

También de dotar de un laboratorio clínico en la aldea de Arada y equipamiento en el centro de Atención Primaria de Salud de la aldea de San Isidro.

Por otro lado, también se realizaran actividades de formación al personal sanitario y agentes de salud locales para promover la salud preventiva y la alimentación saludable, así como una campaña de sensibilización sobre la salud a toda la población en general.

BENEFICIARIOS
Los beneficiarios directos del proyecto son 6.863 personas. El 80% son mujeres y el 48% niños y niñas. Carecen de servicios de salud y atención especializada (pediatría, salud materno-infantil), causando desigualdad en el acceso y disfrute de derecho a la salud, agravando la situación de pobreza.

Y los beneficiarios indirectos están formados por 1.750 familias y población del medio rural que recibirán un mejor servicio médico y sanitario al haberse mejorado la situación de acceso a la salud para la población materno-infantil.