Publicador de contenidos

GLI Kumasi (Ghana)

En el marco del programa Global Laboratory Initiative (GLI), la Fundación Probitas inició en 2012 un proyecto en Kumasi, la segunda ciudad más importante de Ghana y capital de la región d'Ashanti, al centro-sur del país. El proyecto se lleva a cabo en el Hospital Público Maternoinfantil (MCHH), también conocido como Children's Welfare Clinic (CWC). Este centro se dedica al diagnóstico y tratamiento de la malnutrición y desnutrición severa.


Con una población de 27 millones de personas, ocupa el puesto 140 de 188 en el Índice de desarrollo humano (IDH). La población de Ghana tiene una esperanza de vida de 61 años y una tasa de mortalidad del 9%. La tasa de mortalidad infantil se sitúa en las 34 muertes por cada 1.000 nacimientos y 350 defunciones maternas durante el parto por cada 100.00 nacimientos. Unas cifras muy diferentes a las de los países con recursos.

Ghana es un claro ejemplo de democracia consolidada y un modelo político y económico para el resto de países de África. Sin embargo este progreso oculta desigualdades considerables, ya que más del 70% de la población en zonas rurales vive con menos de 1$ al día. Aunque es uno de los pocos países africanos con un mínimo sistema público de salud, existe una gran disparidad entre las zonas rurales y las grandes ciudades.

El Maternal Child Hospital, conocido como Children Welfare Clinic (CWC), contraparte local de la Fundación Probitas, está localizado en el centro del área metropolitana de Kumasi y pertenece al Ghana Health Services (GHS) el sistema de salud pública del país, aunque sólo cubre algunas necesidades.

Los objetivos de la Fundación Probitas para Kumasi son, por un lado fortalecer las capacidades de diagnóstico del laboratorio del hospital materno-infantil para la mejora en el control prenatal y la atención al parto, y por otro lado ofrecer atención sanitaria a las comunidades rurales más vulnerables con un acceso limitado a los servicios de salud. El laboratorio de Kumasi se ha convertido en el centro de referencia de la región de Ashanti, procesando más de 170.000 pruebas diagnósticas anuales.

Fases del Proyecto

Durante la primera fase de "needs assessment" se detectaron ciertas limitaciones del servicio de laboratorio del MCHH, que lo convertían en poco operativo.

  • La existencia de pequeños cubículos separados físicamente.
  • La inexistencia de una zona adecuada para la extracción de sangre, acción que se llevaba a cabo en el propio laboratorio.
  • La falta de equipos y reactivos y consecuentemente la falta de uso de los quipos disponibles.

A partir de ese momento se establecieron las necesidades para la segunda fase de mejora de las infraestructuras e instalaciones y compra de quipos necesarios, en la que se llevaron a cabo distintas actuaciones:

  • Instalación de 7 equipos de laboratorio, entre los que se incluyen una cabina de bioseguridad, un equipo semiautomático de bioquímica, neveras, centrífuga y la compra de reactivos necesarios para el uso de los equipos.
  • Ampliación del laboratorio con 2 boxes para extracción de muestras, una zona para el manejo de muestras y una nueva sala de espera.
  • Refuerzo de la estructura eléctrica mediante un grupo electrógeno y un estabilizador de corriente eléctrica.

Respecto a la tercera fase, se han iniciado acciones para la formación y la capacitación del personal local, con la finalidad de convertirse en autosuficientes.

  • Técnicas específicas hands on, técnicas de diagnóstico, calibrage de equipos y validación de resultados analíticos, etc.
  • Formación avanzada en gestión y manejo del laboratorio: se realizó un primer curso de introducción y la posterior instalación del GLI-software en el primer trimestre de 2014. Actualmente el laboratorio de Kumasi ya funciona con este nuevo sistema.
  • Formación en microbiología y hematología y curso de diagnóstico bacteriológico mediante cultivos. Compra de un equipo Bactec para la realización de hemocultivos.

 

En 2018 se llevó a cabo la última fase del GLI consistente en la medida de la eficacia, eficiencia e impacto, realizándose una evaluación final del proyecto que concluyó que, gracias al programa GLI, se ha conseguido una mejora muy significativa del servicio diagnóstico del centro, aunque se hace necesario reforzar la bioquímica y los cultivos bacteriológicos.