Publicador de contenidos

GLI Bamako (Mali)

GLI-Bamako es el primer proyecto del Global Laboratory Iniciative (GLI) que inició la Fundación en 2010. Después de la fase de identificación de infraestructuras sanitarias que atendían a la población del barrio de Téléphone Sans Fils (TSF), se decidió reforzar el centro de salud Valentín de Pablo, y concretamente, su laboratorio de diagnóstico, en colaboración con la Mutuelle Benkan (la agrupación comunitaria sin ánimo de lucro que gestiona el centro), las autoridades locales, y los órganos de participación del barrio.


Mali tiene una población total de 17.100.000 personas, la esperanza media de vida es de 57 años y la tasa de mortalidad es del 10'80%. La renta per cápita de los habitantes del país es de 530€. Con un total de 104 muertes de niños por cada 1.000 nacimientos y una tasa de 540 defunciones maternas al dar a luz por cada 100.00 nacidos, Mali, es un país subdesarrollado situado en los últimos puestos del Índice de Desarrollo Humano.

Téléphone Sans Fils, es un barrio vulnerable de Bamako, capital de Mali, que ha estado creciendo de manera espontánea y desordenada debido a los flujos migratorios. Su población vive en condiciones de insalubridad, con un nivel adquisitivo muy bajo y con dificultades para acceder a los servicios sociales y sanitarios.

En 2004 frente a la insuficiencia de los servicios del estado, la comunidad creó la Mutuelle Benkan, una agrupación sin ánimo de lucro que lleva acciones de interés general para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, con la que Probitas trabaja. Uno de los programas de la agrupación es el centro de salud Valentín de Pablo alineado con las políticas del Ministerio de Salud y Desarrollo social, y que centra su actividad en la atención primaria, la asistencia en el parto y en el programa de vacunación.

La fundación Probitas, a través de su programa GLI, ha aportado equidad a las personas más vulnerables, ofreciendo el acceso a un diagnóstico de calidad que permite aplicar un tratamiento efectivo y disminuir especialmente la prevalencia de  enfermedades infecciosas, respiratorias, cutáneas y digestivas de la población.

Actualmente el GLI-Bamako es autónomo. La Mutuelle Benkan están trabajando en la sostenibilidad del proyecto y en la autogestión local.

Durante estos años, la fundación ha ido implementado las fases del proyecto GLI para la mejora de la estructura sanitaria en el barrio de Téléphone Sans Fils.

Fases del Proyecto

Durante la primera fase, se elaboró un diagnóstico de la situación de la comunidad, prestando especial atención a las estructuras sanitarias. De esta manera se llegó a la conclusión que se había que invertir en el desarrollo del laboratorio de diagnóstico del centro de Salud Valentín de Pablo, por su precariedad y la falta de accesibilidad a pruebas diagnósticas por parte de la población.

En su segunda fase, se mejoraron las infraestructuras e instalaciones y se dotó de equipos de laboratorio.

  • Se amplió el laboratorio, conectándolo a internet y se habilitó una bomba de presión para subministrar agua corriente.
  • Se construyó una fosa séptica, duchas para los pacientes, y un almacén para el material.
  • Se instaló un grupo de electrógeno, estabilizadores de equipos para garantizar el suministro eléctrico sin interrupciones.
  • Se equipó con analizadores semiautomáticos de hematología y bioquímica y otros equipos con capacidad diagnóstica.
  • Se firmaron contratos de mantenimiento preventivo de los equipos.

Respecto a la tercera fase, se iniciaron acciones para la formación y la capacitación del personal local, con el objetivo de crear una autogestión.

  • Gestión y mantenimiento básico de laboratorio.
  • Técnicas diagnósticas esenciales: microbiología básica, hematología y bioquímica.
  • Manipulación de muestras y gestión de residuos biológicos.
  • Aumento del número de técnicas analíticas a la cartera de servicios.
  • Introducción del GLI-Software al director médico del centro. 

Asimismo se ha promovido otros programas transversales de salud, en su cuarta fase.

  • Implementación de energía fotovoltaica.
  • Soporte en red de saneamiento: canalización de agua.
  • Mejora de la gestión de la farmacia del centro Valentín de Pablo.

Por último, en su quinta fase, se está trabajando para que el proyecto GLI sea autosuficiente, con el apoyo y guía de la fundación.

¿Qué nos cuentan?

"En Mali, las cosas, incluso las más simples, funcionan de forma diferente"

Miquel Iglesias, ingeniero de Grifols