Publicador de contenidos

Autosuficiencia energética para el Hospital de Mabesseneh (Sierra leona) y acceso a internet para capacitar a distancia

Un sistema de microrredes híbridas con capacidad para producir 2.692 kWh al mes permite ahora que el Hospital de Mabesseneh, en Sierra Leona, pueda abrir sus quirófanos, salas de parto y cuidados intensivos las 24 horas al día. Asimismo, 298 estudiantes de la escuela de enfermería han podido conectarse a Internet para mejorar su formación y recibir capacitación por parte de personal de la escuela del Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona. La Fundación Probitas lleva desde 2010 apoyando la rehabilitación de este centro hospitalario de referencia que, desmantelado por la Guerra Civil, ha conseguido volver a atender a miles de personas con escasos recursos en uno de los países más pobres del mundo.


Aunque han pasado 11 años desde que se firmó la paz entre los rebeldes, capitaneados por el ahora juzgado Charles Taylor, y las fuerzas progubernamentales, Sierra Leona sigue estando afectada por el hundimiento de la estructura del país y el colapso de las instituciones (OCDE). El enfrentamiento fratricida (1991-2001) ha dejado secuelas en un pueblo ya de por sí maltratado. 70.000 muertos y la mitad de la población desplazada es una herencia difícil de gestionar. Sin embargo, y poco a poco, las estructuras locales de desarrollo relevan a las organizaciones internacionales.

Construido en 1967, y de gestión misionera local, Mabenessey ejerce de Hospital de referencia estatal para 120.000 habitantes que vienen desde las zonas más remotas del país en condiciones muy precarias. A pesar de que durante la guerra fue tomado por los rebeldes, fuerzas progubernamentales y soldados de la ONU pakistaníes, que finalmente afectaron las infraestructuras, en 2010 consiguió hospitalizar a 5.363 personas y atender a 29.439.

La gestión es totalmente local. Pero las 134 personas (seis de ellas médicos) que atienden el día a día del Hospital cuentan con el apoyo del personal y logística del Hospital de Sant Joan de Déu, centro público catalán que en 2005 firmó un Hermanamiento con el hospital sierraleonés.

Es en este marco, y bajo el paraguas de Sant Joan de Déu, que la Fundación Probitas financió la instalación de un sistema fotovoltaico con capacidad para generar 15,5 horas de electricidad al día. Este proyecto se justifica si se tiene en cuenta que servicios como atención al parto o quirófano estaban supeditados al horario en el que se ponían en marcha los generadores: 12 horas. Asimismo, la falta de electricidad ocasionaba que muchas urgencias médicas no pudieran ser atendidas en condiciones adecuadas.

La instalación cuenta con cargadores de batería que permiten el funcionamiento del complejo hospitalario, aún en ausencia de irradiación solar durante tres días. Ha permitido, además, rebajar la factura en gasoil unos 1.000 euros al mes y aportar autosuficiencia energética sin emitir gases de efecto invernadero.

Dado que la capacitación del personal es otro de los objetivos del proyecto de rehabilitación, la Fundación Probitas también financió en 2011 la instalación de Internet y la conexión durante todo el año con el fin de que los 298 estudiantes de diferentes grados de enfermería puedan acceder a información didáctica y establecer contactos e intercambiar conocimientos con profesores y alumnos de la escuela de enfermería de Sant Joan de Déu. De esta manera, se suple la escasez de material educativo y profesorado.

Otras actuaciones han consistido en la compra de las suturas que fueron necesarias para 2010 (6.500), la adquisición de un fotómetro para realizar bioquímica básica (y mejorar así el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de patologías), la mejora de la instalación de agua y la dotación de servicios sanitarios en las diferentes zonas del hospital, incluyendo pediatría, salas de hospitalización y consultas externas.