Publicador de contenidos

Construcción de una escuela de enfermería en la Escuela Técnica Médica de Sange en Ruzizi

La organización FAP (Femmes Artisanes de Paix) desarrolla un proyecto de colaboración con la Fundación Probitas en el territorio de Uvira, en la República Democrática del Congo. La finalidad del proyecto es la construcción de una escuela de enfermería que permita a las jóvenes de la zona convertirse en enfermeras, mejorando así el sistema sanitario de la zona y favoreciendo las condiciones de las jóvenes locales mediante la posibilidad de realizar unos estudios que les permitirán mejorar su calidad de vida.


CONTEXTO
Las condiciones de vida de Kivu Sur son muy duras, ocho de cada diez hogares se encuentran inmersos en la pobreza y la tasa de desempleo urbano es superior a la media nacional con un 82%. La mayor parte de esta población trabaja en el sector agrario, con salarios muy bajos. A esta situación hay que añadir las pérdidas humanas y la inseguridad que han provocado las sucesivas guerras y el contexto de violencia que impera en la zona desde hace más de 15 años.  
 
El sistema de salud de Uvira ha ido debilitándose hasta llegar a unos índices absolutamente escandalosos: La mortalidad infantil es de 139 niños/as por cada 1.000 nacimientos, la tasa de mortalidad materna se sitúa en 563 mujeres por cada 100.000 nacimientos y la tasa de VIH está descontrolada respecto al resto del país. Por último, a nivel de personal sanitario, la zona presenta un enorme déficit, ya que solo existen 15 médicos y 108 enfermeras para 450.000 personas. 
 
PROYECTO
El proyecto de la FAP tiene como principal objetivo proporcionar a los centros de salud en zonas de difícil acceso, personal médico cualificado para mejorar la gestión de la atención sanitaria a la población, a través de la construcción de una escuela técnica médica "ETM Sange" y la formación de enfermeras. 
 

La primera fase del proyecto se basa en la construcción del edificio, que constará de dos aulas completas y equipadas para llevar a cabo las clases de enfermería, un despacho administrativo, una sala de laboratorio equipado y un bloque de seis letrinas. La segunda fase, tratará de educar a las familias de los diferentes pueblos para que permitan la matriculación de las niñas en la escuela de enfermería. 

 
BENEFICIARIOS
Se prevé 10.000 beneficiarios directos del proyecto, de las cuales 7.000 son mujeres y 3.000 menores de 15 años.